Diplomacia Corporativa

Diplomacia Corporativa

La diplomacia corporativa es una disciplina que articula la relación de empresas con los poderes públicos y privados.

La diplomacia corporativa se estructura sobre cuatro ejes (análogos a la actividad diplomática tradicional): representación, negociación, auto protección y promoción de los intereses propios. Esto traducido a lenguaje empresarial: es el establecimiento de relaciones con terceros (con capacidad de acción o toma de decisiones) con el ánimo de resolver problemas propios, la creación de marcos comunes de trabajo y la generación de confianza. De esta forma se aporta a la empresa, o colectivos de empresas con intereses comunes funciones hasta ahora limitadas a las relaciones entre instituciones.

La diplomacia corporativa es, en definitiva, una forma enriquecida de lobby. En su relación con los gobiernos, las organizaciones tienen como objetivo influir en los procesos de toma de decisión, en los legislativos y en los de adopción de las políticas económicas e industriales. En paralelo es también el establecimiento de relaciones con otras empresas o asociaciones del sector con la finalidad de establecer alianzas, generar coaliciones o emprender nuevos proyectos.

Esta área de actividad busca un objetivo: la de ayudar a nuestros clientes a dinamizar los procesos de toma de decisión de los responsables de las administraciones y sus responsables políticos, haciendo uso del reconocido derecho a que un número mayor de organizaciones y grupos representativos de la sociedad participen en dichos procesos.

  Consultora Acreditada ante la CNMC                               Consultora Acreditada ante la U.E.